Núria.

Núria bromea con los chicos. Un día confiesa que quiere encontrar al bueno. El que se quedará aunque le pida que se vaya. El que, justo cuando ella saque el carácter, demuestre que será el último.

Núria adora dar vueltas al mundo. Tiene un reto consigo misma e intentar darle tantos giros al planeta como se los han dado a su corazón. Casi tantos como lo han intentado con su cabeza. Esa que siempre da la señal, aunque sea con una chispa de locura, para actuar de una forma que nadie más entiende.

Porque Núria está bien sola. Se ha acostumbrado y entiende que es mejor estar así que mal acompañada. O tener ahí alguien que no sabe si querrá quedarse para siempre. Aunque cuando el horizonte se pone colorado y el sol brilla el rojo tocando al mar, frunce el ceño. Su corazón tuerce el gesto. Qué bonito que te tomen la foto antes que un selfie. Y qué bonito pensar que podrías hablar, años más tarde, de un recuerdo compartido.

No pasa nada. Las cosas son como son. Núria es madura y no porque lo diga su DNI, sino sus cicatrices. Todas las que no necesita enseñar, pero la han traído hasta aquí. Las mismas que aunque esconda hacen que todo lo que te demuestra, es de verdad. Y que no lo piensa compartir con cualquiera.

Anuncios
Publicado en blog.

Un comentario sobre “Núria.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s