Cuando Sofía te mira.

Cuando Sofía te mira, te atraviesa. De la misma forma que lo hace un cuchillo con la mantequilla, o un “se acabó” cuando piensas que todo va bien. Aunque curiosamente su sonrisa lo transforma todo en ternura. Ese gesto entre mejillas y mirada que dirías que se va a dormir, cuando en realidad lo que parece ella es un sueño. De los que cierras fuerte los ojos para no despertar, todavía, durante cinco minutos más. O cinco vidas quizá.

Curiosamente quiere ser (también), periodista. Supongo que le intriga contar al mundo la verdad. Es irónico en cierto modo, cuando la verdad más grande está en sus gestos. Su cara presenta cada mañana el canal de la felicidad, y no miente cuando te hace pensar que la vida puede ser la ostia. Tan maravillosa como segundos aguantes mirándola a los ojos sin parpadear. Es carne de prime-time. Y no tiene espacio para anuncios.

Incluso quieta y en fotos es capaz de volar. Y de hacerte volar. Sentir que tienes la suerte de haber coincidido, aunque sea gracias a una imagen, con algo tan bonito como el mar las noches de calma absoluta. Y, qué cosas tiene la vida… Bajo sus pestañas brilla algo todavía mejor.

Será cuestión de intentar nadar ahí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s